Soy Jonathan Lluch

un joven de Alicante (España),
especialista en Marketing Digital.

A día de hoy ayudo a marcas y profesionales a alcanzar sus objetivos a través de estrategias de marketing digital, marketing de contenidos, redes sociales, y publicidad online.

Mi especialidad son las redes sociales y el branding.

¡Aquí te cuento mi historia!

¿Dónde empezó mi carrera profesional?

Mi adolescencia

Sin saber qué hacer con mi vida como cualquier joven en plena pubertad, me metí a hacer un Ciclo Formativo de grado Profesional de Marketing.

Aquí no solo descubrí que se me daba increíblemente bien, también descubrí mi gran pasión a la que quería dedicar toda mi vida, el marketing digital.

Mi época estudiantil veinteañera

Me formé todo lo que pude durante años, hasta llegar al doble Máster en una escuela de negocios, MBA y Máster en dirección comercial y marketing, con especializaciones en Coaching y PNL

Más adelante también he pasado por la Universidad de Pekín y el campus de Harvard Business School

Aunque odio la “Titulitis” me encanta estudiar

Mi primera vez en el mundo laboral

Después de pasar por varias multinacionales como especialista en Marketing Digital, el mercado laboral para los jóvenes no ayudaba.

Con ese miedo a emprender alargue la cosa demasiado tiempo, mientras veía delante de mí que estaba creciendo de forma exponencial a pasos gigantescos.

Mi emprendimiento

Cada vez más personas y empresas de prestigio internacional me contactaron para que les ayudase en su estrategia digital

No podía dejar correr esta oportunidad y decidí dar el paso… seguir aportando valor a la comunidad marketera y ayudar a empresas, marcas y personas a alcanzar sus objetivos

Mi adolescencia

Sin saber qué hacer con mi vida como cualquier joven en plena pubertad, me metí a hacer un Ciclo Formativo de grado Profesional de Marketing.

Aquí no solo descubrí que se me daba increíblemente bien, también descubrí mi gran pasión a la que quería dedicar toda mi vida, el marketing digital.

Mi época estudiantil veinteañera

Me formé todo lo que pude durante años, hasta llegar al doble Máster en una escuela de negocios, MBA y Máster en dirección comercial y marketing, con especializaciones en Coaching y PNL.

Más adelante también he pasado por la Universidad de Pekín y el campus de Harvard Business School.

Aunque odio la “Titulitis” me encanta estudiar.

Mi primera vez en el mundo laboral

Después de pasar por varias multinacionales como especialista en Marketing Digital, el mercado laboral para los jóvenes no ayudaba.

Con ese miedo a emprender alargue la cosa demasiado tiempo, mientras veía delante de mí que estaba creciendo de forma exponencial a pasos gigantescos.

Mi emprendimiento

Cada vez más personas y empresas de prestigio internacional me contactaron para que les ayudase en su estrategia digital.

No podía dejar correr esta oportunidad y decidí dar el paso… seguir aportando valor a la comunidad marketera y ayudar a empresas, marcas y personas a alcanzar sus objetivos.

Mi marca personal y mis éxitos

Cuando empecé en esto del Marketing y la marca personal no tenía ni idea de lo que estaba haciendo.

A mis 18 años empecé a publicar en LinkedIn contenido de valor, no me centré en buscar trabajo. Luego migré a otras redes sociales como Twitter, Instagram o mi podcast en Spotify haciendo lo mismo.

Mi objetivo solo era aportar valor, jamás me planteé eso de la marca personal, ni ganar dinero, ni ser consultor, a mi me gustaba y ya está.

Cuando empecé a tomar consciencia ya era demasiado tarde y ya era una figura reconocida en LinkedIn, donde se me conoce como “El chaval de los directos” o “El chico que sube cosas interesantes entre semana y Memes los findes”.

Empecé a hacer mentorías, consultorías y formaciones para Pymes, etc.

Luego llegaron las editoriales, los blogs, las entrevistas, las cientos de notificaciones al día en redes sociales…

Ya era demasiado tarde, había construido una marca personal reconocida en el sector y eso no iba a parar ahí, va a ir a más, porque con 20 y pocos años, aún me quedan muchos tiempo para meter caña.

¡Esto no ha hecho más que empezar!